9 marzo 2023

¿Qué alternativas hay al conservatorio público?

Un profesional de la música lo es porque, generalmente, ha dedicado mucho tiempo a la práctica de este arte desde edades tempranas. De lo contrario, sus posibilidades habrían sido muy limitadas. En este sentido, los conservatorios se convierten en una herramienta imprescindible para lograr esta formación profesional.

La cuestión es que las plazas de los conservatorios públicos son muy limitadas y, muchas veces, los criterios de selección, como la edad o el nivel de aprendizaje, terminan dejando fuera a muchos aspirantes que aman la música y quieren introducirse o seguir perfeccionando sus habilidades en este mundo. Y, a más edad tiene el aspirante, menos posibilidades tiene de acceder a menos que mejoren mucho sus capacidades musicales. Y, aún así, la plaza no siempre estaría garantizada, especialmente cuando el aspirante se presente por un instrumento para el que hay pocas plazas o que tiene mucha demanda.

Entonces, ¿qué hacer si no se consigue plaza en el conservatorio público? ¿Qué alternativas hay para continuar formándose en el mundo de la música? Que no seamos admitidos en el conservatorio no quiere decir que no podamos iniciar una carrera en la música. Existen otras opciones para realizar estudios oficiales donde es posible obtener el mismo título que en el conservatorio. Se trata de los Centros Autorizados de Enseñanzas Artísticas Profesionales de Música como nuestro centro, Tempo Musical.

¿Por qué elegir un centro privado de música?

Hay muchas personas que se decantan por los centros privados de música cuando no consiguen plaza en el conservatorio, ya sea por edad o por limitación de plazas. Pero también hay personas que optan por este tipo de enseñanza porque no quieren dedicarse a la música tanto a nivel profesional, sino como afición.

  1. Música moderna

La escuelas de música no solamente son una opción ideal para aquellas personas no han logrado obtener una plaza en el conservatorio público, sino también para aquellos que se conforman solamente con los repertorios de los músicos clásicos como Vivaldi o Beethoven y que quieren estudiar música moderna para guitarra acústica o eléctrica, batería, bajo, teclados, piano o voz. Siendo una alternativa muy interesante tanto si se quiere aprender música por afición como profesión. Pero también para aprender a cantar.

  1. Primer contacto con la música

Los centros privados de música son una opción muy atractiva para aquellos niños que quieran tener un primer contacto con la música e incluso preparar en ellas la prueba de acceso al conservatorio. Pudiendo iniciarse desde edades tempranas para ir familiarizándose con ella. Y es que los estudios del Conservatorio no se pueden comenzar hasta los 8 años, pero en los centros privados de música sí se pueden comenzar los estudios desde muy pequeños.

  1. Programa flexible y adaptado al alumno

Al contrario que los conservatorios, que siempre se ciñen a un programa estricto que incluye una serie de horas específicas a la semana de instrumento, lenguaje musical, vocal y educación auditiva, en los centros privados de música la enseñanza es mucho más flexible, adaptándose y personalizándose el programa al ritmo de aprendizaje del alumno.

De esta manera, el alumno puede avanzar cómodamente y sin grandes dificultades, lo que hará que se sienta más motivado y que no se sienta tentado de abandonar si ve que, en un momento dado, se queda atrás con respecto al resto de estudiantes.

  1. Profesores cualificados

Aunque muchas personas creen que los profesores del conservatorio están mejor formados y tienen más experiencia que los de la escuelas de música, lo cierto es que la enseñanza que se imparte en este tipo de centros es de gran calidad. Es verdad que los profesores del conservatorio han tenido que pasar por una criba muy dura para superar la oposición, pero la formación que se exige a los profesores de los centros privados de música es la misma, por lo que apenas hay diferencia entre unos profesionales y otros. De hecho, en Tempo Musical los profesores de las enseñanzas oficiales son los mismos que los que dan clase de enseñanzas no oficiales.

  1. Actividades complementarias

También es habitual que se ofrezcan otras actividades complementarias como combos de alumnos, que consisten en la interacción entre estudiantes de diferentes instrumentos, que preparan y ensayan juntos algunas piezas musicales bajo la tutela de un profesor. Una actividad que no solamente resulta entretenida para ellos, sino que también ayuda a mejorar el nivel de motivación y a mejorar el grado de aprendizaje del instrumento.

  1. No hay límite de edad

Hay que destacar que, aunque hay algunas comunidades que establecen un rango de edad  para entrar al grado elemental en los conservatorios públicos, normalmente de entre 8 y 14 años, en los centros privados de música no existen límites de edad, sino que el alumno puede entrar a la edad que quiera. Incluso es posible matricular a niños de menos de 8 años.

En algunas escuelas de música, los niños pueden empezar a dar clases a partir de los 4 años, empezando con materias relacionadas con la música y el movimiento y continuando con el lenguaje musical y la introducción al instrumento que prefieran. Pero también podemos inscribirnos en la etapa adulta para aprender y disfrutar de la música como afición.

  1. Aprender música como afición

Los conservatorios públicos son una institución que profesionalizan la música, lo que quiere decir que su objetivo es formar a aquellas personas que quieren dedicar su vida y trabajar en el mundo de la música, pero no suelen estar pensados para personas aficionadas que quieran disfrutar de ello como un entretenimiento. Algo que sí puede hacerse en los centros privados de música.

  1. No son incompatibles con el conservatorio

Debemos hacer hincapié en que un centro privado de música y el conservatorio no son enseñanza excluyentes. Todo lo contrario. De hecho, hay muchos casos en los que, después de apuntarse a un centro privado por falta de plaza en el conservatorio o para preparar la prueba de acceso, descubren su auténtico talento y pasión por este arte y continúan los estudios medios y superiores en el conservatorio con el objetivo de profesionalizarse, pero sin abandonar el centro privado.

La buena noticia es que en Tempo Musical es posible combinar ambas cosas. Y es que somos un centro autorizado de enseñanzas artísticas profesionales donde no solamente podrás cursar los mismos estudios que en el conservatorio público, sino también obtener la misma titulación. Contamos con un gran equipo de profesores con una gran cualificación y una dilatada experiencia.

Ofrecemos formación musical en todos los aspectos, desde la práctica del propio instrumento al estudio de la historia de la música, la orquesta, la armonía o la música de cámara, entre otros y en más de 14 especialidades instrumentales diferentes.

Además, nuestros plazos de inscripción y matriculación son mucho más amplios y nuestra oferta de plazas es más numerosa para todas las especialidades. ¡En Tempo Musical te estamos esperando para ayudarte a convertir tu pasión en tu forma de vida!

¡Consigue tu plaza en el Conservatorio!

¡Comparte este artículo!

Últimos artículos

FEB082024
La importancia de la edad para realizar estudios oficiales de música en el conservatorio...
OCT272023
En España, la música moderna ha vivido épocas de verdadero esplendor de la mano de...
OCT242023
La música tiene la particularidad de generar deleite a quien la escucha y de desarrollar...

PRUEBAS DE ACCESO
A GRADO ELEMENTAL Y PROFESIONAL DE MÚSICA

Te ayudamos a preparar las pruebas de acceso al Conservatorio