Antonio Serrada – director de Tempo Musical

«Continuamente me preguntan sobre los Estudios Oficiales de música, ¿cómo acceder? ¿a qué edad se pueden cursar? ¿puedo elegir cualquier instrumento? y muchas más preguntas.
Con este artículo intento resolverlas todas, pero si me dejo algo, no dudes en contactarme!»

¿Qué son las enseñanzas oficiales de música?

Las Enseñanzas Oficiales de Música están reguladas por la LOE, Ley Orgánica de Educación en vigor desde 2006.
Esta ley divide las enseñanzas en dos categorías, las de régimen general, compuestas por infantil, primaria, secundaria, bachillerato y FP, y las de régimen especial, que agrupan las enseñanzas artísticas, deportivas e idiomas. Dentro de las artísticas, además de las enseñanzas de música están la danza, las artes plásticas, el arte dramático y el diseño. La LOMCE modificó en 2013 parcialmente la LOE, pero esta modificación no afecta a la organización de las enseñanzas tal y como se ha explicado.
Lo que ocurre es que en realidad algunas de estas enseñanzas artísticas solo existen dentro del ámbito educativo superior, dentro de la competencia del Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas, como las enseñanzas de arte dramático, las enseñanzas de conservación y restauración de bienes culturales, los estudios superiores de diseño y los estudios superiores de artes plásticas, entre los que se incluyen los estudios superiores de cerámica y los estudios superiores del vidrio.
La finalidad de las enseñanzas artísticas es ofrecer una formación de calidad, y garantizar la cualificación de los futuros profesionales. Esto es importante porque da una idea clara de cuál es su orientación y cómo están planteadas: su objetivo es la profesionalización.
La propia LOE indica (artículo 48.3) que se podrán cursar estudios de música que no orientados a obtener una titulación en otro tipo de escuelas, con otra organización no regulada por esta ley y sin límite de edad.

Después de esta introducción, voy a intentar resolver todas vuestras dudas:

¿Cómo están organizados los estudios oficiales de música?

Las enseñanzas oficiales de música están divididas en 3 grados:
Elemental: 4 cursos de duración
Profesional: 6 cursos de duración
– Superior: 6 cursos de duración

En realidad, la LOE solo fija la duración de las enseñanzas profesionales, y deja a las Comunidades Autónomas la regulación del grado elemental. Esto hace que la organización, características y titulo correspondientes a las enseñanzas elementales puedan variar mucho de una Comunidad a otra. De hecho, es curioso que, por ejemplo en Madrid, aunque la LOE es de 2006 no fue hasta 2014 cuando esta Comunidad publicó el desarrollo normativo correspondiente para regular las enseñanzas elementales.

El currículo de estas enseñanzas se vertebra en torno a la especialidad instrumental.
Para cada especialidad hay que cursar unas asignaturas concretas en cada curso, con una carga horaria y de contenidos regulada por la LOE.
En realidad podríamos decir que hay tres grandes grupos de instrumentos y por lo tanto de planes de estudios:
– los sinfónicos (todos los de cuerda, viento madera y viento metal)
– piano y guitarra
– canto
Dos aspectos importantes de estas enseñanzas es que se facilita el poder matricularse en mas de un curso cuando la capacidad de aprendizaje así lo recomiende, y que no es necesario hacer todos y cada uno de los cursos desde el primero. Es posible acceder a cualquiera de ellos, demostrando a través de un examen que se tienen los conocimientos necesarios para cursar con aprovechamiento el nivel al que se quiere acceder.

¿Es importante la edad para realizar los estudios oficiales de música?

En principio sí. Estos estudios tienen una correspondencia con las enseñanzas de régimen general. Normalmente se accede a los estudios superiores con 18 años, por lo que los seis cursos de enseñanzas profesionales que preparan para las superiores se cursarían a la vez que ESO (4 cursos) y Bachillerato (2 cursos). 

Los cuatro años de enseñanzas elementales, previos y preparatorios para las profesionales comenzarían en 3º de primaria.
De hecho, en Madrid la edad mínima para acceder al grado elemental son 8 años, que corresponden con este curso de primaria.

Esto no quita que se pueda acceder a unas determinadas enseñanzas con más edad, ya sea porque se comienza más tarde, o porque se emplean mas años en realizar todos los cursos previos.

¿En qué centros puedo cursar las enseñanzas oficiales de música?

En general existen tres tipos de Centros Educativos en los que se pueden cursar estas enseñanzas:
– Centros de titularidad pública
– Centros privados
– Centros Integrados

En la Comunidad de Madrid los primeros reciben el nombre de Conservatorios, y los de titularidad privada se llaman Centros Autorizados. Ambos están regulados por la misma legislación, siguen el mismo currículo y ofrecen la misma titulación.

Los Centros Autorizados están asociados a un Conservatorio público, que de alguna manera es garante de las gestiones académicas y administrativas. Tempo Musical es un centro Privado.

Algunas diferencias fundamentales entre los dos son la flexibilidad de los centros autorizados a la hora de organizar grupos y horarios, así como la contratación del profesorado. También los precios de la matrícula y las mensualidades, ya que en los Conservatorios solo se paga una tasa por la matrícula, y en los Centros Autorizados también hay que abonar mensualidades al no estar subvencionados por la administración.

Los Centros integrados ofrecen de forma simultánea y coordinada la educación obligatoria (primaria y secundaria) y las enseñanzas artísticas. En la Comunidad de Madrid solo existen dos: Padre Antonio Soler en San Lorenzo de El Escorial para primaria y secundaria, y el Centro Federico Moreno Torroba en el distrito de Carabanchel solo para secundaria.

¿Cómo consigo plaza en alguno de estos centros?

La única manera de ser admitido para cursar las enseñanzas oficiales de música es superar una prueba de acceso.
Para acceder a 1er curso de enseñanzas elementales la prueba no presupone que se tengan conocimientos musicales, y simplemente mide las capacidades de cada uno en cuatro áreas fundamentales.

Pero también se puede hacer la prueba para acceder a otro curso distinto del primero, sea del grado elemental o profesional, sin haber cursado ninguno de los anteriores. En este caso, la prueba evalúa que se hayan alcanzado los objetivos de todas las asignaturas del currículo de los cursos anteriores. En general esta prueba tiene dos partes, una en la que se evalúa la destreza tocando el instrumento, y otra para medir los objetivos del resto de asignaturas.

El resultado de la prueba es una nota con un decimal. Pero aprobar este examen no garantiza poder acceder para cursar estas enseñanzas, eso dependerá de las plazas que el Centro tenga para la especialidad instrumental que el alumno solicita. La prueba de acceso ordena a todos los candidatos según su calificación para poder ir ofreciéndoles plaza según la posición obtenida. En 1º de elemental esta lista por calificaciones sirve también para elegir el instrumento, como se explica en el siguiente apartado.

El alumno solicita realizar la prueba de acceso en el Conservatorio en el que desea estudiar. Si aprobase, pero no tuviera plaza, la administración le puede ofrecer otro Conservatorio en el que haya plazas disponibles para la especialidad instrumental que el ha solicitado. Los Centros Autorizados también pueden admitir a estos alumnos sin necesidad de repetir la prueba de acceso.

Una vez que se es alumno de alguno de estos centros, si el alumno desea cambiar de Conservatorio o Centro Autorizado no es necesario que repita la prueba de acceso, si no que pide un traslado de expediente o de matrícula viva, según el momento de curso y en los plazos que establecen los propios centros de acuerdo con la legislación.

¿Puedo aprender cualquier instrumento? ¿Cómo lo elijo? ¿De qué depende?

En principio uno puede decidir estudiar cualquiera de las especialidades instrumentales recogidas en los Decretos que desarrollan estas enseñanzas, que son muchas. Sin embargo, poder o no cursar ese instrumento depende de que el Centro Educativo tenga plazas disponibles para el mismo, y aquí es donde empiezan los problemas.

Las plazas disponibles para un determinado instrumento se adjudican empezando por las solicitudes para 1º de profesional, luego para el resto de cursos de profesional y elemental, y por último, para el 1er curso de enseñanzas elementales. Esto hace que, utilizando datos reales de uno de los Conservatorios mas grandes de la Comunidad de Madrid, de las 38 plazas que se ofertan para los que tienen que elegir instrumento en 1º de elemental, solo 3 sean de violín y ninguna de piano. Si a esto se le suma que hay 75 solicitudes, se puede ver la dificultad que entraña en la práctica elegir el instrumento que uno quiere. Incluso aprobando la prueba de acceso, puedes tener que elegir contrabajo, oboe o guitarra flamenca, según lo que quede disponible cuando llegue tu turno según la lista de calificaciones de la prueba de acceso.

Los Centros de titularidad privada tienen autorizado un número de puestos escolares, pero no tienen limitada la distribución de estas plazas por especialidades. Esto les da autonomía para poder contratar mas profesores de los instrumentos que se solicitan, y poder así atender a la demanda de plazas para instrumentos concretos.

¿Tengo que comprar el instrumento? ¿Puedo alquilarlo?

Cursar este tipo de enseñanzas requiere, además de la asistencia a las clases, de tiempo de práctica individual. Para ello es necesario tener acceso al instrumento, ya sea en propiedad o alquiler.

El mayor problema cuando se empieza se presenta con los instrumentos que varían de tamaño según crece el niño, porque cada poco tiempo hay que cambiar a uno un poco mas grande, como ocurre con los violines. En este caso lo mejor es un programa de préstamo o alquiler hasta que se llega al instrumento de tamaño estándar. Con el piano ocurre al contrario, el tamaño no cambia pero los instrumentos son muy caros. Ahora hay teclados eléctricos que funcionan muy bien y permiten cursar los primeros años con un instrumento a un precio razonable.

En cualquier caso, el profesor y la Escuela o Conservatorio orientarán a los alumnos en este sentido, según su situación y necesidades.

¿Los adultos pueden acceder a estudio oficiales de música?

Así como existe un límite de edad mínimo para comenzar estos estudios, los 8 años, no hay un límite de edad por arriba.
Sin embargo, el propio sistema hace que sea difícil para los adultos realizar estudios oficiales de música.

En primer lugar, el objetivo de estas enseñanzas es la profesionalización y la preparación para cursar estudios superiores, lo cual parece excluir a aquellas personas que ya tienen otra profesión y que no tienen intención de cursar el grado superior. Por otro lado, la exigencia del proceso de selección para obtener una plaza, debido a la alta demanda y bajo número de plazas ofertadas, hace que los Conservatorios, aunque sea de forma no explícita, hagan de la edad un criterio a la hora de puntuar la prueba de acceso a 1º de grado elemental. Y en tercer lugar, incluso si el adulto obtiene una plaza para cursar estos estudios, lo mas normal es que tenga que estar en clase con niños de 8 o 10 años de edad, lo cual no solo echa para atrás a los que se plantean esta posibilidad, sino que también complica el proceso de aprendizaje al requerir una atención y una evolución distinta por la disparidad de edades.
Sin embargo existen Centros Autorizados, que en virtud de la autonomía de organización pueden hacer grupos específicos para adultos y facilitar los horarios y forma de dar las clases para que estos puedan compaginarlas con sus trabajos y situaciones personales. En estas Escuelas los adultos pueden encontrar el sitio donde cumplir su sueño de comenzar o continuar esos estudios que siempre quisieron hacer, o que tuvieron que dejar en algún momento por diversas dificultades. Es evidente que para poder dedicarte profesionalmente a la música hace falta una formación de calidad, pero quizá el objetivo debería ser esta calidad, y no tanto si los que la reciben van a hacer un uso profesional de este aprendizaje o no.

¿Cómo es la evaluación? ¿Puedo prepararme por mi cuenta y luego examinarme?

La evaluación de estas enseñanzas, según indica la legislación, debe ser continua e integradora.
Esto implica que la evaluación forma parte del proceso de aprendizaje, y que no consiste en asignar una calificación final que exprese únicamente si se han adquirido o no los contenidos y habilidades de una determinada asignatura.

Debe haber unos objetivos iniciales que el alumno tiene que conocer, y debe proporcionar las herramientas para que este conozca su evolución respecto de dichos objetivos en todo momento. Además, es imprescindible desarrollar la autoevaluación del alumno y un oído crítico para poder llevarla a cabo.

En planes de estudio anteriores, por ejemplo en el de 1966 que ha estado en vigor hasta la entrada de la LOGSE en 1992, existía la posibilidad de matricularse por libre de un curso y de presentarse únicamente a un examen final. Esto ha quedado grabado en la memoria de mucha gente, que piensa que con las enseñanzas oficiales de música se puede hacer como con los idiomas, en los que hay empresas o instituciones que a través de una prueba certifican que tienes un determinado nivel.

Por otro lado también es cierto que el número de Conservatorios y Centros Autorizados, su localización geográfica y el número de plazas que pueden ofertar, hace que sea prácticamente imposible para mucha gente cursar estas enseñanzas.
Los avances tecnológicos, pedagógicos y organizativos están permitiendo que algunos Centros Autorizados estén pudiendo dar nuevas soluciones a estas situaciones, de forma que sin renunciar a la presencialidad y a la continuidad de la evaluación, facilitan que alumnos que viven lejos puedan beneficiarse de estos estudios.

¿Qué titulación ofrecen? ¿Para qué sirve?

Al terminar las enseñanzas profesionales de música se obtiene el título de Técnico. Este título tiene validez en todo el territorio nacional, y te permite trabajar en escuelas privadas de música, pero no en Conservatorios o Centros Autorizados. Además te facilita la obtención del título de bachiller, si cursas y superas las asignaturas generales de la modalidad del bachillerato que elijas.

El título que se obtiene al terminar las enseñanzas elementales de música es un título propio de la Comunidad de Madrid. Simplemente certifica que se han superado estos estudios.

¿Hace falta obtener el título de elemental para acceder al grado profesional, y el de profesional para acceder al superior?

El acceso a las enseñanzas profesionales solo requiere superar la prueba de acceso, y que haya plazas disponibles.
Todos los alumnos que terminan 4º de grado elemental tienen que presentarse a la prueba de acceso al profesional y superarla para continuar sus estudios, aunque sea en el mismo Centro y con el mismo profesor, compitiendo en este proceso con otros alumnos que pueden no haber cursado los estudios elementales ni en ese centro ni en ninguno.

Para acceder a los estudios superiores de música pasa algo parecido. Los únicos requisitos son la prueba de acceso, tener 18 años de edad y el título de bachiller. Si se ha cursado el grado profesional, es decisión del alumno presentar el título y certificado académico para que la nota media de estos estudios le cuente el 30% de la nota de acceso, siendo la prueba entonces únicamente el 70%.

¿Son las enseñanzas oficiales la única forma de estudiar música?

Las enseñanzas oficiales de música son la única forma de obtener una titulación oficial, sin embargo, no son la única forma de aprender música. En el ámbito público están las escuelas municipales de música, con un currículo mas abierto y flexible y orientadas más al aprendizaje como hobby y no con un objetivo de profesionalización.

Incluyen una oferta de especialidades instrumentales más amplia, con instrumentos modernos además de los clásicos, y promueven la formación de todo tipo de agrupaciones. Por otro lado están los centros privados, las tradicionales academias de música, que hacen algo mas intermedio entre las escuelas municipales de música y los centros autorizados, ya que en general intentan imitar los estudios oficiales pero sin la posibilidad de obtener la titulación correspondiente, o también preparan para el acceso al conservatorio.

Los Centros Autorizados de Música suelen integrar toda esta oferta, al poder ofrecer estudios oficiales y a la vez enseñanza no reglada, adaptándose así a las necesidades y expectativas de todo tipo de personas.

En realidad esta oferta muestra la disociación que existe en nuestro sistema educativo, en el que parece que en los colegios se aprende lo que es esencial y básico para todos los niños, y luego unos pocos pueden hacer un esfuerzo extra para aprender música. Pero la música forma parte del desarrollo integral de cualquier persona, y como tal debería poder aprenderse en los colegios de forma plena, y no solo testimonial como ocurre con la hora de música que hay en el currículo de primaria.

Algunas empresas ofrecen formación musical en los centros educativos como actividad extraescolar, pero no deja de ser un parche que facilita participar de las clases en el mismo lugar pero de forma totalmente disociada. Aun así, existe algún programa como el Grado Musical, ofrecido por Music Box Learning en algunos colegios de la Comunidad de Madrid, que integra el aprendizaje musical en horario curricular y dentro de la actividad lectiva del mismo centro, con un proyecto completo y ordenado que facilita el desarrollo musical de los niños en estas edades.

¿Cómo afecta el covid-19 y las restricciones a los estudios de música?

Los retos específicos en el ámbito del Conservatorio son:
Tocar con mascarilla. Mientras que en algunos instrumentos es simplemente una incomodidad grande, en otros es imposible, como el caso de los instrumentos de viento

Agrupaciones corales e instrumentales. Se puede cantar con mascarilla, pero afecta notablemente al resultado. Además, en todo tipo de agrupaciones es necesario una cercanía física para tocar, como en el caso de los grupos de cámara y la orquesta o la banda. Cómo se resuelve la cercanía sin mascarilla para instrumentos de viento o la voz es un problema que no parece tener fácil solución
Instrumentos compartidos. La higiene de un instrumento que solo toca una persona parece más fácil de gestionar, pero en el caso de instrumentos grandes como el piano, el arpa o los elementos de percusión mantener esta higiene supone un reto añadido

Por lo demás, al ser enseñanzas reguladas por la LOE, al igual que los niveles educativos de los colegios, los centros que las imparten deberán seguir las mismas normas e instrucciones que dicte la Consejería de Educación para estos.

Ya hemos abierto el Plazo de Inscripción para las Pruebas de Acceso

¿Tienes dudas? Contáctanos y estaré encantado de ayudarte: