8 febrero 2024

¿Es importante la edad para realizar los estudios oficiales de música?

La importancia de la edad para realizar estudios oficiales de música en el conservatorio es un tema ampliamente debatido. Muchas personas interesadas en comenzar los estudios oficiales parecen estar preocupadas por este asunto concreto. La realidad es que, salvo la edad mínima de inicio, no existe ningún impedimento legislativo para estudiar música, se tengan los años que se tengan.

Dicho lo anterior, debemos saber que sólo existe una frontera clara, en este sentido, que delimita el acceso al conservatorio: los 8 años. Antes de esa edad no podremos cursar estudios oficiales de música en nuestro país. Sí podremos comenzar el curso con 7 años en septiembre, siempre y cuando cumplamos los 8 antes del 31 de diciembre de dicho año. Por lo tanto, una vez cumplamos dicha edad, estaremos siempre en disposición de acceder a los estudios oficiales de música en nuestro país.

¿Es la edad determinante en el aprendizaje musical?

Más allá del dato anterior, una simple cifra legal, lo cierto es que si bien la edad puede influir en la capacidad de aprendizaje y dedicación, no debería ser un factor determinante. De hecho, desde Tempo Musical sabemos por experiencia que un adulto puede obtener un progreso musical mucho más sólido que un alumno de menor edad.
Factores como la capacidad de concentración en el estudio, la dedicación, las rutinas diarias, etc. son vitales para un buen progreso. Dichos factores, por ejemplo, son cada vez más complicados de encontrar entre los más jóvenes, pero son algo más habituales entre adultos concienciados que tienen claro su objetivo y su compromiso: aprender a tocar un instrumento.
Como cualquier otro aspecto en la vida, la madurez tiene su cara positiva y su cara negativa. Probablemente, el deterioro físico sea la peor parte de cumplir años pero, en la cara positiva, tenemos un desarrollo psicológico, madurativo y emocional de difícil alcance para una persona de menor edad. Estos factores son fundamentales en el mundo de la música, en el que el aspecto psicológico prima por encima del material.

Afrontar un desarrollo musical es un reto para el intelecto, el autoconocimiento, la autoexigencia y el control de las emociones. La madurez y la experiencia acumulada facilitan un enfoque disciplinado, permitiendo al estudiante adulto absorber conocimientos de manera más eficiente.

Evidentemente, también existe un lado físico que tenemos que domar en la ejecución musical pero, sin las anteriores herramientas puestas a punto, la velocidad en los dedos no servirá de nada. Antes que eso, el alumno debe aprender a estudiar, probablemente el aspecto más importante para progresar como músico. La disciplina, el respeto por las rutinas, el abandono de nuestras apetencias y distracciones en pos de un compromiso con el trabajo duro, etc. son aspectos fundamentales a la hora de seguir mejorando y obtener resultados. No es un camino fácil de andar pero, desde luego, un adulto tendrá siempre unas capacidades cognitivas más eficaces a la hora de abordar todos estos retos.

Por otro lado, es cierto que iniciar los estudios musicales desde una edad temprana puede ofrecer ventajas en términos de desarrollo técnico y musical. Los alumnos jóvenes cuentan con mayor facilidad a lo hora de afrontar un reto físico, incluso de aprendizaje, pudiendo resultarles más sencillo, a priori. La capacidad innata que tiene un alumno de corta edad para absorber conocimientos es algo asombroso y algo que, por otro parte, queda diluido en la edad adulta, donde el peso de la experiencia y la acumulación de vivencias llenan esa mochila que nos va pesando cada vez más. En cualquier caso, aunque la facilidad innata en el aprendizaje de un alumno joven es algo positivo, no podemos tomarlo a la ligera. Una excesiva relajación en este sentido llevará al pupilo a confiarse y pensar que puede conseguir resultados sin poner sobre la mesa esfuerzo y trabajo y, por desgracia, esta actitud pronto le llevará al fracaso.

Duración de los estudios oficiales

También, es importante atender a la duración de los estudios oficiales de música en nuestro país, que se prolongan durante 14 años. Un recorrido largo y duro. Es por ello, a parte de por todo lo anteriormente expuesto, por lo que se recomienda empezar cuanto antes en el mundo de la música, como en cualquier otra área de aprendizaje. No obstante, como ya hemos indicado, esa facilidad que parecen tener los jóvenes a la hora de progresar en sus estudios, no servirá de nada si detrás de dicho supuesto no hay esfuerzo, trabajo diario y compromiso para con lo que se está estudiando. Por lo tanto, la balanza está equilibrada: la juventud gana por efusividad y vitalidad, pero la madurez se adelanta con mesura, trabajo, constancia, y pasión.

Dicho lo anterior, y si bien es verdad que en los conservatorios con más demanda de acceso que plazas disponibles suelen primar a los alumnos jóvenes respecto de los adultos, en los procesos de admisión, desde Tempo Musical nuestra recomendación es clara: la edad no es un impedimento para aprender música, todo lo contrario. Siempre que nuestra salud nos lo permita, estaremos en el mejor momento para empezar a estudiar un instrumento. Si ponemos las ganas y el trabajo, nada nos va a parar, y mucho menos el número del DNI. Encontraremos el progreso y el éxito, con total seguridad. Lo más importante es disfrutar del camino porque, sólo así, los resultados acabarán llegando. La meta será solo el inicio de un nuevo reto.

¡Consigue tu plaza en el Conservatorio!

¡Comparte este artículo!

Últimos artículos

OCT272023
En España, la música moderna ha vivido épocas de verdadero esplendor de la mano de...
OCT242023
La música tiene la particularidad de generar deleite a quien la escucha y de desarrollar...
OCT202023
La música y el ser humano han mantenido una relación muy estrecha desde el principio de...

PRUEBAS DE ACCESO
A GRADO ELEMENTAL Y PROFESIONAL DE MÚSICA

Te ayudamos a preparar las pruebas de acceso al Conservatorio